DEPORTE ENTRE REJAS

 

El inicio de las actividades deportivas en los centros penitenciarios es la consecuencia de un cambio en la concepción de las prisiones. Pasaron de ser lugares de castigo a ser centros de búsqueda de la reinserción social.

El artículo Deporte entre rejas. ¿Algo más que control social? trata de, mediante un estudio etnográfico, comprender el significado que el deporte tiene para los implicados directa (presos) e indirectamente (funcionarios, monitores, directivos) en una prisión española.

Para ello, se observan y realizan entrevistas a 39 personas garantizando la protección de las fuentes y sin emitir juicios de lo oído o visto.

La mayoría de los presos creen que el deporte no les ayuda a eliminar la actividad delictiva, salvo si se trata del consumo de drogas. Además, creen que los cursos que se ofertan les pueden ayudar a encontrar un trabajo en el momento de su salida.

Por otro lado, los monitores coinciden en que el deporte aleja a los presos del consumo de drogas y mejora las relaciones sociales y la comunicación.

Los trabajadores sociales creen que, aunque contribuye a la reinserción, se trata de un proceso complejo que depende de otros muchos aspectos.

Sobre esto mismo, la subdirectora del centro opina que la reinserción se consigue fuera, en contacto con la sociedad, y que depende en gran medida de la persona.

En lo que todos los presos coinciden es en que el deporte es un medio de evasión: “Cuando haces deporte no piensas que estás en la cárcel”. Asimismo, les ayuda a compensar el estrés acumulado, a entretenerse, hacer nuevas amistades, canalizar la agresividad y mejorar el autocontrol.

Sin embargo, a pesar de todos sus beneficios, los monitores afirman que estas actividades no tienen un reconocimiento, no se valoran y no se plantean como actividad educativa que persigue el cumplimiento de unos objetivos y que se realiza a través de unas estrategias metodológicas. La dirección del centro ve el deporte como un simple medio para mantener cansados a los reclusos y que así no causen problemas.

Y es que el deporte hoy día llega a todos los ámbitos de la sociedad, pero en este contexto, aun siendo muy apreciado por los presos, queda muy limitado. Cuando alguna actividad altera la organización regimental o supone algún riesgo, queda eliminada.

 

Imagen recuperada de marca.com

Martos, D., Devís-Devís, J., y Sparkes, A. (2009). Deporte entre rejas. ¿Algo más que control social?. Revista Internacional de Sociología, 2(2), 391-412.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s